• Contáctenos
  • | (54-11) 4381-2009, Buenos Aires, Argentina.
  • info@hpvmedicalcenter.com.ar
  • HPV - VPH
  • HPV

Cuando el Cancer es mujer

Tanto el de mama como el ginecológico son los más frecuentes en las argentinas. El primero es también el más mortal, mientras que el segundo tiene mejores respuestas a los tratamientos. Quiénes están en peligro y cuánto se sabe.
Son los dos tipos de cáncer que más afectan a las mujeres al menos en nuestro país. Primero el de mama (el de mayor incidencia en la población femenina mundial), y luego el de cuello de útero que, a lo largo de su vida sexual, afectará al menos una vez al 70% de las argentinas de entre 15 y 30 años. Con respecto al de mama, aunque en nuestro país no existan registros de incidencia, se calcula que se detectan 17 mil casos por año, y en igual lapso mueren unas 6 mil mujeres.
También se estima que una de cada nueve desarrollará este mal si vive hasta los 85 años.
Por la difusión que ha tenido últimamente la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (HPV, según sus siglas en inglés), actualmente se oye mucho hablar de su incidencia en las mujeres jóvenes, y de las famosas “manchitas” que se perciben a través del control ginecológico. Los especialistas, claro está, aprovechan esta presencia de la problemática en la sociedad y repiten, hasta el cansancio, la única vía de detección temprana de este virus que se transmite casi exclusivamente por vía sexual: el papanicolau y la colposcopía, una vez por año. Pero, según aseguran, a pesar de las múltiples campañas de concientización, aún no se logra captar a toda la población en riesgo, ni mucho menos.
Conceptos claros
“La vacuna previene el cáncer de cuello de útero”, es una frase que suele escucharse, aunque es errónea por donde se la mire. La famosa vacuna -que en realidad son dos- cuya propaganda en televisión protagonizaban Araceli González y su hija adolescente, previene contra las cepas del HPV que están asociadas al cáncer, pero que no en todos los casos derivan en él. De hecho, hace falta la conjunción de otros factores para que la mujer infectada con el virus desarrolle células cancerígenas, entre ellos fumar, tener numerosos acompañantes sexuales, muchos partos, abuso de anticonceptivos orales durante más de cinco años consecutivos, y más.
En diálogo con Hoy, el doctor Antonio Lorusso, ginecólogo y Director Médico de Lalcec (Liga Argentina de la Lucha Contra el Cáncer), explica que existen alrededor de 100 cepas diferentes del HPV, de las cuales los tipos 6 y 11 pueden causar verrugas genitales y la infección por los tipos 16, 18, 45 y 31 está asociada al cáncer de cuello uterino. En relación a las vacunas que se han desarrollado, el especialista señala que hay una bivalente, que vale para los tipos 16 y 18; y otra tetravalente, con eficacia contra los tipos 6, 11, 45 y 31.
En este sentido, opina que “su desarrollo es muy positivo como avance médico, pero existe gran controversia entre los mismos profesionales”, y a continuación enumeró algunos de los aspectos que más polémica despiertan. En primer lugar, la edad de aplicación ya que -aunque no hay acuerdos- “lo ideal es en mujeres hasta los 26 años, pero que no hayan iniciado sus relaciones sexuales”. Además, no aporta inmunidad de por vida, ya que debe repetirse cada cinco o seis años.
La vacuna se da en tres dosis, cada una de las cuales cuesta más de 900 pesos. “Es importante saber que no evita otras enfermedades de transmisión sexual”, puntualiza el especialista. Tampoco se previene con preservativo, ya que la transmisión se produce por contacto de la mucosa de la vagina con el pene.
Lorusso explica que las posibilidades que tiene una mujer de contraer HPV, a lo largo de su vida, son del 70% aunque hace una importante aclaración: “La mayoría de los casos son virus de muy bajo riesgo, que a veces ni siquiera llegan a manifestarse o, si lo hacen, son lesiones que finalmente desaparecen solas”.
“El HPV es causa necesaria pero no suficiente para contraer cáncer”, destaca Lorusso, haciendo hincapié en una cuestión que es importante aclarar: sin HPV no hay cáncer, aunque tener alguna de las cepas no implica desarrollar un tumor.
“En nuestro país, insistir en lo necesario de hacer un control todos los años no ha tenido resultados en la población, ya que existe un gran porcentaje que no accede a los estudios de rutina sencillamente porque tiene otras prioridades”, señala el médico. Por eso mismo, se repite la misma historia que salpica a todas las problemáticas de salud: no hay estadísticas.
Discrepancias
Los especialistas del mundo tienen serias diferencias a la hora de recomendar la aplicación de la vacuna. Los pediatras, como es lógico, son los más cautos para hablar con los padres de las niñas. Lo que sí está claro es que la verdadera efectividad de la inmunización, a partir de los resultados, no se verá hasta dentro de algunas décadas, cuando se puedan obtener estadísticas sobre cuántas chicas vacunadas desarrollaron cáncer y cuántas no. Además, desde su aparición en varios países, se han conocido casos de efectos adversos, que en su mayoría fueron desmayos y nauseas, pero también algunos graves, como convulsiones.

HPV: ¿de qué hablamos?
El virus del papiloma humano (o HPV) causa una infección del tracto genital inferior y cuello uterino, que puede derivar en cáncer.
La vía más común de infección es a través de las relaciones sexuales, por contacto entre las mucosas del tracto genital femenino y el masculino. El virus infecta los tejidos y puede permanecer más de diez años sin manifestarse, por eso mismo es muy difícil seguirle el rastro al contagio. Los más propensos a infectarse son varones y mujeres de entre 15 y 30 años. El varón es portador sano de la enfermedad, y sólo en algunos casos se manifiesta con verrugas en el pene, que sí son tratadas.

Diario Hoy.